Continúa con tu entrenamiento en verano

El periodo estival no tiene por qué significar una ruptura con tu ritmo muscular. Todo lo contrario; si has alcanzado tu objetivo de cara a lucir figura, ahora es el momento de no descuidarlo. Te contamos cómo continuar tu entrenamiento en verano para conseguir resultados y volumen antes, durante y después del calor.

En esta época del año, combinar la recuperación muscular con un buen aporte nutricional es clave para mantener tamaño y fuerza. Y es que descuidar la suplementación (creatina, vitamina C, glutamina o proteína de suero) y la nutrición en verano puede hacernos perder nuestro tono muscular. Así que, aunque la fatiga aumente, piensa que si consigues salvaguardar tu ritmo ahora, tu cuerpo estará mejor preparado el resto del año.

“Volumen y definición” de forma saludable

Para no tirar la toalla ante la llegada del calor, lo principal es que no busques excusas y construyas tu propio hábito de entrenamiento en verano. Para ello, además de una gran dosis de fuerza de voluntad y mucha disciplina, no tienes más que contemplar los siguientes aspectos:

1.- Hidratación.

En estos meses tu cuerpo deberá estar lo más hidratado posible. No dudes en beber agua siempre que puedas durante tus sesiones de bodybuilding, poco a poco, para recuperar el líquido perdido.

2.- Nutrición en verano.

No debemos bajar la guardia y descuidar nuestra alimentación. Presta atención a pescados ricos en omega-3 (salmón o atún), carbohidratos (pasta y patatas), carne magra y huevos, frutas variadas y verduras. Resiste ante tentaciones copiosas que puedan perjudicar tu rendimiento deportivo. Consume entre 5 y 7 raciones diarias, sin obviar el desayuno. Y recuerda, el alcohol y el tabaco no favorecen el desarrollo muscular.

3.- Controla tu sueño.

Procura dormir 8 horas diarias seguidas. Durante los meses de calor, puedes aumentar esta rutina en un par de horas más.

4.- ¿Cuál es el mejor momento?

Si bien los expertos aconsejan el mediodía para ponerse a tono en el gimnasio. En verano, esta regla puede modificarse para no caer en la desidia de ir al gym. Aprovecha las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde-noche para tu entrenamiento en verano. Acota las sesiones a 40 minutos como máximo, pero sin bajar la intensidad de tus ejercicios. Lo que sí puedes contemplar es reducir tu frecuencia de entrenamiento entre sesiones semanales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *